thelionlopez

Musician/Drummer/Dreamer.
"A veces con el tiempo, las canciones se convierten en personas, pero componer es la forma de convertir a las personas en canciones, formando parte de la naturaleza y el universo, y pasando a ser eternas."

"A veces con el tiempo, las canciones se convierten en personas, pero componer es la forma de convertir a las personas en canciones, formando parte de la naturaleza y el universo, y pasando a ser eternas."

Since we’ve been wrong I’ve been part awake
Since we’ve been wrong you will never ever know me
What took you so long? I’m not sure all the way
But my heart it asks just one more time
Are you still a mess?

[…]

I have become ingrown inside this skin
I’ll find a way out through those eyelids

When all the days become a castaway
I seem to think I don’t belong here

Since we’ve been wrong I’ve been part awake
Since we’ve been wrong you will never ever know me
What took you so long? I’m not sure all the way
But my heart it asks just one more time
Are you still a mess?

I don’t belong here, I shouldn’t stay
What falls inside me grows empty
The walls between us will never break
Just seal it shut, it grows empty…

Since we’ve been wrong I’ve been part awake
Since we’ve been wrong you will never ever know me
What took you so long? I’m not sure all the way
But my heart it asks just one more time
Are you still a mess?

A veces te preguntas cómo sería conocerse a uno mismo desde fuera, ir por la vida y encontrarse, hablar, mirarte a los ojos. ¿Qué sentirías?
Te preguntas qué pasaría si se hace realidad, si encuentras lo que más se parece a lo que más cerca ti mismo está, si nace de ahí un sentimiento tan cercano que descubres que ya lo has encontrado, que ya has visto la realidad de lo que querías encontrar, si se hace realidad y no quieres separarte de ti.
Te preguntas cómo sería ella. Te preguntas dónde buscar. Te preguntas cómo sería conocerte. Te preguntas cómo sería conocerla.
Hasta que un día la encuentras, casi sin querer. Y te encanta.
Hasta que un día la encuentras.Y dejas de buscar.
 ml

A veces te preguntas cómo sería conocerse a uno mismo desde fuera, ir por la vida y encontrarse, hablar, mirarte a los ojos. ¿Qué sentirías?

Te preguntas qué pasaría si se hace realidad, si encuentras lo que más se parece a lo que más cerca ti mismo está, si nace de ahí un sentimiento tan cercano que descubres que ya lo has encontrado, que ya has visto la realidad de lo que querías encontrar, si se hace realidad y no quieres separarte de ti.

Te preguntas cómo sería ella. Te preguntas dónde buscar. Te preguntas cómo sería conocerte. Te preguntas cómo sería conocerla.

Hasta que un día la encuentras, casi sin querer.
Y te encanta.

Hasta que un día la encuentras.
Y dejas de buscar.


ml

TIME WILL SEE US REALIGN

—"Diamond Eyes" (Deftones)

De repente un día dejas de buscar, de repente un día lo entiendes todo, de repente un día, ahí lejos, aunque no puedas tocarlo en el horizonte, lo ves claro.
A veces siento cómo pierdo un poco el rumbo, cómo el afán por seguir volando me desestabiliza. Conduces y conduces, te acercas, te alejas, y te sientes pequeño, y pasa el tiempo. Pasa y pasa, recuerdas, piensas, descubres, conoces. 
"No corras más que el tiempo", me dijo una vez alguien. Sonreí, no dije nada. No supe. Cuánta verdad.
Quise entonces parar el tiempo, pero no se puede, no podemos, y te miro ahí lejos, detrás del espejo, y pienso en qué hacer ahora.  Quise entonces comprender por qué, por qué no tiene sentido, por qué el tiempo es tan tramposo.
No formo parte de ti. Formo parte de aquel futuro que fue el sueño de un pasado, que se vuelve presente y vuelve a nacer cada vez que miro a aquel rincón oscuro donde una vez te conocí de cerca. Formo parte del vacío infinito de esta felicidad que siento incrustada, pero incompleta. Me siento esclavo de ti y del rumbo que me marcaste hace mucho, un rumbo imborrable, como una brújula, que inamovible, no permite cambio alguno en su caprichosa dirección.
Y entonces lo entendí todo. En tan sólo el tiempo de una sonrisa tuya entendí que sólo hay una forma de parar el tiempo. Ya sé cómo se hace, sé como lo haces, sé como detienes el mundo. 
Comprendí que todo esto es mucho más de lo que jamás quise entender, y comprendí que había olvidado esa mirada, comprendí que no sólo ese brillo me pierde, si no que también me nutre, y vi que no puede ser real, no puedes serlo, no puedes ser.
Es como otra realidad donde sólo ves un recuerdo, dos recuerdos, tres o incluso cuatro, recuerdos que te recuerdan lo absurdo de un niño inocente que quiere creer que el cuento nunca termina, que siempre hay tiempo. Formas parte de una perspectiva por la que jamás fui capaz de mirar.
A veces te pierdes y te encuentras, otras ni siquiera te buscas, y otras, simplemente eres feliz perdido, y no quieres que nadie te encuentre. Pero yo quiero buscarte, quiero encontrarte de nuevo. Se que estás ahí, ya te he visto antes, hace mucho, mucho mucho, pude tocarte y respirarte, pude comprobar que no eras real, que eras aún mejor, algo más grande, algo que el tiempo no cambia.
Eres lo que quiero sin querer. Y quiero encontrarte de nuevo y que me dejes pasar.
Me da igual cuando.

ml.

De repente un día dejas de buscar, de repente un día lo entiendes todo, de repente un día, ahí lejos, aunque no puedas tocarlo en el horizonte, lo ves claro.

A veces siento cómo pierdo un poco el rumbo, cómo el afán por seguir volando me desestabiliza. Conduces y conduces, te acercas, te alejas, y te sientes pequeño, y pasa el tiempo. Pasa y pasa, recuerdas, piensas, descubres, conoces. 

"No corras más que el tiempo", me dijo una vez alguien. Sonreí, no dije nada. No supe. Cuánta verdad.

Quise entonces parar el tiempo, pero no se puede, no podemos, y te miro ahí lejos, detrás del espejo, y pienso en qué hacer ahora.  Quise entonces comprender por qué, por qué no tiene sentido, por qué el tiempo es tan tramposo.

No formo parte de ti. Formo parte de aquel futuro que fue el sueño de un pasado, que se vuelve presente y vuelve a nacer cada vez que miro a aquel rincón oscuro donde una vez te conocí de cerca. Formo parte del vacío infinito de esta felicidad que siento incrustada, pero incompleta. Me siento esclavo de ti y del rumbo que me marcaste hace mucho, un rumbo imborrable, como una brújula, que inamovible, no permite cambio alguno en su caprichosa dirección.

Y entonces lo entendí todo. En tan sólo el tiempo de una sonrisa tuya entendí que sólo hay una forma de parar el tiempo. Ya sé cómo se hace, sé como lo haces, sé como detienes el mundo. 

Comprendí que todo esto es mucho más de lo que jamás quise entender, y comprendí que había olvidado esa mirada, comprendí que no sólo ese brillo me pierde, si no que también me nutre, y vi que no puede ser real, no puedes serlo, no puedes ser.

Es como otra realidad donde sólo ves un recuerdo, dos recuerdos, tres o incluso cuatro, recuerdos que te recuerdan lo absurdo de un niño inocente que quiere creer que el cuento nunca termina, que siempre hay tiempo. Formas parte de una perspectiva por la que jamás fui capaz de mirar.

A veces te pierdes y te encuentras, otras ni siquiera te buscas, y otras, simplemente eres feliz perdido, y no quieres que nadie te encuentre. Pero yo quiero buscarte, quiero encontrarte de nuevo. Se que estás ahí, ya te he visto antes, hace mucho, mucho mucho, pude tocarte y respirarte, pude comprobar que no eras real, que eras aún mejor, algo más grande, algo que el tiempo no cambia.

Eres lo que quiero sin querer. Y quiero encontrarte de nuevo y que me dejes pasar.

Me da igual cuando.

ml.

Crece, crece y crece. Y nunca pares. (en El Puerto de Santa María)

Crece, crece y crece. Y nunca pares. (en El Puerto de Santa María)

Te detienes a pensar, observas, le buscas sentido.

Cada vez todo queda más y más lejos, todo se aleja, se desvanece y pierde todo sentido.

Se vuelve débil, etéreo, sin contorno, sin silueta, se convierte en una especie de nube muy opaca que se va haciendo más pequeña e invisible, a lo lejos.

Te preguntas si fue realmente cierto, te preguntas por qué es como extraño, por qué no te es familiar.

Sigues caminando.

ml

Una de las canciones mas tristes, pero bonita, que he escuchado nunca. Sí, me hace llorar.

Que la disfruteis.



"And I told you to be patient
And I told you to be fine
And I told you to be balanced
And I told you to be kind

And now all your love is wasted
And then who the hell was I?
And I’m breaking at the britches
And at the end of all you lied.

Who will love you?
Who will fight?
Who will fall far behind?”

 

Fuego

Siempre hay algo que se quema cuando juegas con él. Y hablamos de disfrutar del fuego, es bonito, es precioso, pero hay veces que se hace insoportable, agobia si su calor es incesante, si te acercas demasiado, si no te alejas lo suficiente, si no se controla.

Hace calor, quema, quema, quema mucho.

Y lo único que sabes es que alguna vez se apagará, tiene que hacerlo, es imposible mantenerlo encendido.
Mucha carga. Demasiado riesgo.
Hay cosas que mueren solas, hay cosas que hay que dejar morir.

Nada es perfecto si es eterno.

Muere ya, apágate, necesito el frío invernal, el calor de una manta, poderme destapar.
Decíamos de disfrutar del fuego, y lo hemos hecho. Ni siquiera hay que esperar a que se apague, apaguémoslo.
Nos estamos quemando.

Cuidado con las cenizas, porque grises y pálidas perecen, calientes aún, pero condenadas a volar con el viento que nos mueve incesante.

No se puede disfrutar de algo que está muriendo, que murió hace tiempo. Y si no ha muerto aún, pregúntale sus últimas palabras, o ni eso, a veces es mejor no preguntar cuando sabes la respuesta.
Nada es real si es perfecto.

Déjame irme a casa, hace calor, pero siento frío. Está muriendo.

No preguntes nada, contempla, y muere conmigo. Seamos ceniza.

Fría ceniza.


ml.

El tiempo es la prueba.

El tiempo es la prueba.